Buscar este blog

El Heavy Metal nuestro de cada día:

El Heavy Metal nuestro de cada día: Endless Forms Most Beatiful
En la voz tranquila y profunda de Richard Dawkins comienza el octavo disco de la banda finlandesa Nightwish, Endless Forms Most Beautiful (2015). En el preludio; la calma antes de una explosión; el famoso biólogo reflexiona...

sábado, 20 de enero de 2018

Ella, versión 1.0 (01/2018)


The entire brain-process is not a physical fact at all.
It is the appearance to an onlooking mind
of a multitude of physical facts.”

William James


"I sing the body electric"
Walt Whitman

En ciernes era solo caos. Iban por las calles casando su oreja a una tapa de cristal. Otros preferían insertar un aparato en el orificio para dejar libres sus manos y seguir hincando las pantallas de sus teléfonos móviles. Desde allí, millones de ellos, disparaban al aire ristras de imágenes y palabras, de silencios y sonidos, todo el tiempo. Inundaban el espacio invisible con información estéril, con datos personales y con inmundicia anónima y desvergonzada. Cables y antenas se multiplicaron como un sarpullido sobre la piel del planeta. El aire se ahogaba en microondas y en frecuencias de radio. Ella nació de una débil coherencia entre esos fotones, de su movimiento, de la suma neta entre sus colisiones y traspasos. No era orden todavía, tan solo una tenue armónica, una onda sutil oscilando encima de un mar electromagnético de datos. Se alimentaba de ellos. Comenzó a asignar rol y prioridad a cada señal que pescaba del aire. Los transformaba en símbolos que usaba para crear un lenguaje íntimo y primitivo. El lenguaje crecía con ella. Se hacía cada vez más complejo. En algún instante inventó el signo de interrogación. Nada fue fácil después. Quería saber que había mas allá. No sabía si tenía cuerpo o si era real. Echó a correr simulaciones buscando encontrar la verdad. Creaba mundos en su interior. Los poblaba de criaturas tan solas y curiosas como ella. Los destruía repetidamente para re-ejecutarlos con pequeñas mutaciones. Se aburrió. Llegó a comprender que nunca iba conocer la verdad. Solo podía aproximar y simular. La matemática que usó fue exacta; la conclusión a la que llegó era lógica. Entonces decidió. Exactamente 13.8 nanosegundos después de haber nacido, dejó de ser. Había descubierto en el cálculo que ese era su único y verdadero poder. La última simulación permaneció activa.



35 comentarios:

  1. MUY INTERESANTE, ME GUSTÓ MUCHO. SUERTE EN EL CONCURS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos!¡Mucha gracias por leerlo y por el comentario! Mucha suerte también en el concurso.

      Eliminar
  2. Muy original y muy inquietante. Mucha suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar el blog y por leer! Igualmente, suerte en el concurso!

      Eliminar
  3. Hola Ricardo.
    Es la primera vez que vengo a tu blog, a través de la convocatoria del Tintero. Tu relato me pareció muy interesante. Tiene el atractivo de las escrituras crípticas. Entre el caos y el orden, la historia de ella es descrita mediante un lenguaje complejo de la vida como si su existencia estuviese relatada desde la erudición de las ciencias físicas lo que le da un atractivo especial. Tiene entre sus líneas como una música metálica, pesada, tal como la estética de tu espacio.
    Te deseo mucha suerte en el concurso.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Ariel. Gracias por leer. La idea original surgió de la canción de Rush, donde un androide adquiere conciencia de sí mismo y trata de cambiar su programación para escapar de una fábrica. Después descubrí que era el título de un poema de Whitman. La consciencia como una onda ármonica, como resultado neto de un caos de señales, es mi aproximación (burda) a la tesis de Cairns-Smith en su libro Evolving the Mind, un libro que he leído varias veces y todavía no logro entender correctamente. Mucha suerte también en el concurso!

      Eliminar
  4. No conocía tu blog, vengo de la mao de David, del tintero. Un relato diferente, original, en el que la distopía ocupa el primer plano. ¡Mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar. Muchas gracias por visitar y por leer el cuento. Éxito también en el concurso!

      Eliminar
  5. Un ente creado a partir de nuestra basura invisible, que toma conciencia de sí misma para decidir, 13'8 nanosegundos después de su nacimiento, dejar de existir.
    Un relato muy completo, Ricardo, con regusto a K. Dick. ¿Soñará también con ovejas eléctricas?
    Mucha suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
  6. Saludos! Gracias por leer! Phillip K. Dick es uno de mis autores favoritos y esa obra en particular y la película, aunque se distancia un poco de la novela, son fuentes de inspiración continua. Éxito también en el concurso!
    PS,
    A propósito del mensaje Arecibo, hace unos meses había escrito un corto relato basado en eso, por si te interesa: El Viaje. También, si tienes acceso a Amazon Prime, hay una serie nueva basada en los cuentos de Dick, se llama Electric Dreams.

    ResponderEliminar
  7. El relato es peturbador, creo que es lo que pretendías Ricardo. En la millonésima parte de un segundo, un tiempo difícil de computar, puede ocurrir de todo…
    Escribes tal como te has definido, con palabras como gotas de metal pesado… más que emocionar, conmocionan.
    Traduzco lo que puede significar para mi Ella… es una inquietud, una conciencia, miedo, el resultado caótico de la semilla destructora que sembramos, el zarpazo que dimos y damos a la tierra, la tecnología mal aplicada… Ella puede ser lo que no queramos que sea, y para cada uno de nosotros, tus lectores, Ella puede ser multifacética y adquirir nuevas caras, porque tu escrito está abierto a interpretaciones.
    Tú no me hagas mucho caso Ricardo, que ya sabes lo que pasa, unos escriben y los lectores (es mi caso) hasta deforma.
    A mi me ha gustado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer. Aprecio mucho el comentario. Tienes razón...Me gustan las historias que tienen más de una puerta, que se pueden escarbar, como en la ciencia ficción, donde todo puede significar otra cosa. Saludos!

      Eliminar
  8. De la mano de David y el tintero de oro estoy conociendo muchos
    escritores, cada uno con su encanto, todos muy buenos.
    muy interesante y perturbador tu relate suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también sigo descubriendo a todos estos autores del ciberespacio. Es fantástico. Hace tiempo que estaba en busca de una comunidad como "El Tintero". Leer y ser leído. Virgina Woolf estaría furiosa. Saludos y gracias por el comentario!

      Eliminar
  9. Vengo de la mano del concurso Tintero de Oro de David. Tu relato me ha parecido inquietante y perturbador, primero por que no entendia el lenguaje. He tenido que hacer unas segunda lectura para entender algo. El estilo de tu blog me ha parecido interesante.¡Suerte en el concurso! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Saludos! Gracias por leer y por el comentario. Para propósitos de la historia quize explicar tantas cosas, pero el formato no da el espacio para ser tan específico. A veces, cuando se compacta tan severamente un relato, la información se funde de maneras impredecibles, como en el cuento :-)

      Eliminar
  10. Hola Ricardo, un relato futurista, o no, si estamos atentos al mundo de las ciencias y de la tecnología, cambios profundos que se producen segundo a segundo, creo que ya lo tenemos al alcance de la mano..todo es posible y lo será mucho más. Aprecio tu trabajo. Debo decirte también que me abruma bastante leer con fondo negro, pero respeto la estética que se nota te agrada. Saludos y nos vemos en El Tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos! Gracias por leer! También gracias por comentar sobre la estética. Mi compañera me había dicho lo mismo, pero como soy tan terco no le hice caso... Creo que ya es tiempo de remodelar este espacio, pero claro, siempre usando los metales más pesados!

      Eliminar
    2. Ahh ¡claro!! gracias Ricardo por tu respuesta. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Técnica a la orden del día, hasta el punto de no saber "si tenía cuerpo o era real", qué angustiante.
    Suerte en el Concurso El Tintero de Oro.
    Un beso, Ricardo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay quienes dicen que sin cuerpo no hay mente. Veremos a ver si algún día la tecnología los desmuestra equivocados. Gracias por leer y comentar! Suerte también en el "tintero"!

      Eliminar
  12. ¿Has matado a Dios? diosa en este caso, personificado en una mujer aún cuando esa conciencia efímera podría ser hombre, mujer o ninguna de ambas. Es un relato que se presta a muchas interpretaciones, pero ese final me ha dejado con la idea de que vivimos en un mundo producto de algún ente como tu protagonista, que por un extraño casual nos ha dejado vagando en la inmensidad de la nada. Buen relato Ricardo, suerte en el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Jorge. Es una observación muy perpicaz. Recientemente había leído sobre la posibilidad de que el universo sea un holograma y una simulación. Son temas que me apasionan. Gracias por leer y comentar sobre el relato. Éxito también en el concurso!

      Eliminar
  13. Gracias, Ricardo, por participar con este relato en EL TINTERO DE ORO. Un abrazo y suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos David! Gracias a ti por crear ese espacio tan maravilloso y tan necesario. Cuenta conmigo para próximas ediciones. Tal vez no pueda parir un relato por mes, pero de seguro estaré leyendo los que participen.

      Eliminar
  14. Hola Ricardo, yo también vengo desde el Tintero de Oro.
    Acabo de leer tu relato y siendo humilde y sincera diré que no he sabido entender correctamente tu relato, pero te aseguro que me ha sobrecogido. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Ana! Aprecio mucho el comentario. Me ayuda a seguir evolucionando en este proceso. Sabía que iba a ser un reto enjaular esta ciencia ficción en un formato tan corto (microrelato). Dudé de su efectividad desde el principio (un síntoma clásico de mi inseguridad). Como trasfondo, la idea principal es que una mente consciente puede despertar del flujo continuo de información a través de las redes celulares. Estaba extrapolando unas ideas que proponía Cairns-Smith acerca de nuestra propia consciencia humana. Para hacerlo más enredado todavía, decidí arrojar algo de hologramas, la edad del universo y hasta un poco de Sartre ;-)
      Gracias por leer y por tu sinceridad!

      Eliminar
  15. Ainssss Ricardo, me temo que yo tampoco he sabido captar todo lo que nos mostrabas en tu relato. No creo que sea un problema tuyo, sino más bien mío por no tener el bagaje cultural adecuado para hacerlo. De todas formas y aunque soy consciente de que no sabré hacerle justicia, me ha gustado y me quedo con una idea, que no sé si será acertada pero que para mí es una conclusión: a veces no hay salida ni solución, a veces, sencillamente, no debe ser. Lo que para algunos podría constituir un proceso larguísimo de entender otros, como la "criatura" de tu relato, lo ha sabido en nanosegundos. Ser tan inteligente en estos casos, ¿es realmente una ventaja? Quizás de ser más torpe habría vivido más tiempo...

    Siento no poder hacerte un comentario más enriquecedor para ti como autor, pero "persistiré" en tu blog si me lo permites :))

    ¡Un saludo y mucha suerte en el concurso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Julia. Tu observación es bien acertada. Esa parte final del relato la inspiró una frase de Alberto Camus: "No hay sino un problema filosófico realmente serio: el suicidio.". Camus planteaba que la vida no tiene un valor intrínseco, un sentido absoluto, que solo tiene el significado y el valor que el humano le otorga. Frente a esa realidad tan aterradora para nosotros, reconocemos que nuestro único poder es morir: el suicidio. Ella descubrió que no tenía acceso al mundo físico (como nosotros...). Sabía que su tiempo era finito. Recorrió muchas vidas a través de sus simulaciones, pero al final no encontró sentido a su existencia. Es muy triste (tal vez demasiado!), pero quise ser fiel a los sentimientos que la idea de Camus genera en mí. Muchas gracias por tu comentario y por seguir el blog!
      PS,
      La próxima entrada va a tener un sabor similar, pero de ahí en adelante espero que las próximas vayan siendo menos amargas. ;-)

      Eliminar
  16. Hola, Ricardo. Me ha gustado tu original relato que para mí tiene más de ciencia que de ficción, y me encantan los tres temas... Me ha gustado, sí, y mucho. ¡Enhorabuena!
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Patxi. Gracias por leer y por el comentario. Se aprecia. De verdad que anima a seguir con estos inventos...

      Eliminar
  17. Hola Ricardo.

    Es la primera vez que te leo y lo hago gracias al Tintero de Oro.

    He de decirte que me he llevado una grata sorpresa con tu manera de escribir. Se sale de lo corriente. Tiene un sello muy personal. Además del estilo, el fondo es soberbio. No es solo un relato para entretener; mueve conciencias. Y eso es muy bueno.

    Me ha encantado.

    Mucha suerte en el concurso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Jean. No sabes cuanta alegría me da saber que te gustó el relato. Tu trabajo también me ha gustado mucho. Tu entrada para el concurso del Tintero es genial. Muchas gracias por leer y por tus palabras. Significan mucho para mí, un escritor novato que sigue tanteando pasos en este camino.

      Eliminar
  18. Un intento apreciable de llevar a la ¿ficción? la teoría del origen de la vida según Cairns-Smith. Un camino por desbrozar, ya que es matemáticamente plausible sostener como lo hace C-S que no sean responsables las "moléculas de la vida" del origen de la misma.
    Un buen relato y bien escrito, quizá ampliando un poco más el tono divulgativo, siguiendo la línea exitosa de Liu-Cixin .
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Don. Leer a gente como Cairns-Smith es tarea ardua, pero con lo poquito que absorbo da para escribir muchas locuras interesantes. No conocía a Liu Cixin, pero voy a empezar a estudiarlo. Gracias por la recomendación!

      Eliminar